ARTE Y CULTURA MAYA




RUEDAS DE AHAU K’ATUNES Y LOS CAMBIOS DE CARGADORES.
 
Esta es una tabla basada en los hallazgos de Héctor M. Calderón, con la que podemos explicar el sistema que se siguió, después de una evidente reforma calendárica que llevaron a cabo los Mayas en la transición de la Era Clásica a la Posclásica. Ahora la hemos extendido para que podamos seguir usando este calendario como si no se hubiera interrumpido.
    
     ERA FECHA KUCHKIN HAAB CLASICO HAAB NUEVO RUEDA  C   A  R    G   A   D    O R E S
Clásico Maya      
 
Anterior a reforma          
Transición Posclásica 889.1.12 8 K’ABAN 0 Poop
+113881
1er día da el nombre 14 K’ABAN IK’ MAANIK EB
Posclásico 2 1200.10.27 9 ETS’NAB 1 Poop
+113881
2º día da el nombre 15 ETS’NAB AKBAL LAMAT BE’EN
Colonial 1512.8.11 10 KAUAK’ 2 Poop o
1 Poop
Posclásico.2
+113881
3er día Clásico. Se quitó el 0, 1 Poop es el 1er día, 2º da el nombre. 16 KAUAK’ KAN MULUK’ HIISH
 Contempo-
ráneo
1824.6.7 11 AHAU 3 Poop 4º día, o 2º Posclásico.2
1º Contemporáneo
0 Poop
17 AHAU CHIK-CHAN OK MEN
                                                                                                                              
            El AHAU K'ATUN, es un ciclo registrado en los libros del Chilam Baalam, en el capítulo “K’AHLAY DE LOS K’ATUNES” (historia, memoria) y también en sus pronósticos o profecías, las “RUEDAS PROFÉTICAS”,  escritos que incluyen la misma medida. Ha resultado un tema muy polémico entre los investigadores y arqueólogos, pues lo han confundido con los K'altunes de la Cuenta Larga, que son ciclos de 18 x 20 = 360. En el Chilam Baalam de Maní o Códice Pérez viene muy claro el hecho de que el AHAU K'ATUN está formado por 24 HAABS (8760 días) y reiteran muchas veces, "son 24, no se equivoquen", también enseñan la mecánica y forma de correr dicha rueda. Cada 24 Haabs, al llegar a la fecha del nuevo cargador, por ejemplo 10 KAUAK’, 1 P’oop’, comienza un nuevo K’atun que recibe el nombre del día siguiente, el 2 P’oop’, 11 AHAU. Y 24 Haabs después (8760 k’ines), llegamos a un Haab 8 K’AUAK’, 1 P’oop’ y al día siguiente ya estamos en un 9 AHAU, que le da nombre al nuevo ciclo; mecanismo que no funciona con los Tunes, pues no se ajustan con los primeros días del HAAB, prueba de que la mayoría de los investigadores aún no entienden el mecanismo verdadero de esta medida y que Héctor M. Calderón trató de difundir. Adelante exponemos una tabla que lo demuestra.
 
En el AHAU K'ATUN caben 3 ciclos de los que encontramos en la Tabla de Venus del Códice Dresden, de 584 x 5 = 2920 días, que corresponden a 8 HAABS de 365 días y a los cuales no se les agregan días bisiestos y que siempre nos marca una conjunción inferior de Venus y la conclusión de 15 ciclos sinódicos de dicho planeta. En 24 HAABS, Júpiter habrá completado 2 recorridos zodiacales y también tendremos un doble ciclo de Manchas Solares; en el primero con la polaridad positiva y el segundo negativa. Según la NASA cada 12 años cambia de polaridad el Sol.
 
            La secuencia de numeración de los Ahau K’atunes desciende de 2 en 2; si comenzamos con el 8, le seguirán el 6, luego el 4, 2,13, 11, 9, 7, 5, 3, 1, 12,10 y de nuevo el 8, este orden es idéntico en la cuenta de los K’altunes de la Cuenta Larga. El ciclo completo de AHAU K'ATUNES es llamado por los mayas en el Maní UUTS’ K’ATUN y tiene muchas ventajas astronómicas, como el hecho de que en sus 113 880 días ajustan exactamente 195 ciclos de Venus (584 x 195), 146 ciclos sinódicos de Marte (780 x 146), 438 ciclos Kuchk’inil, 6 ciclos BUK SHOK’ de 18980 días, entre otros ajustes astronómicos que se pueden llevar a cabo con esta crono-distancia.
 
            Con el corrimiento de cargadores que estamos haciendo en esta Era, hemos regresado al uso original del cero como primer día del Haab por la razón de que en los años bisiestos, que ahora serán todos con cargador AHAU, los numerales de este calendario, que son del 0 al 19, nos dirán en qué signo estamos y viceversa. En las cuentas de Kuch k’inil, es más claro tener el Ahau como cero en el primer Haab de un cuatrienio, 5 en el segundo, 10 el tercero y 15 en el cuarto. Para más información, leer los libros: “Correlación de la Rueda de K’atunes, la Cuenta Larga y las fechas Cristianas” de Héctor M. Calderón y sus Notas Explicativas.
 
            Al recapacitar el maestro H-K’inyah acerca de la razón por la que los mayas escogieron dicho ciclo para escribir su historia y hacer sus pronósticos, llegó a la conclusión de que la naturaleza y el ser humano son influenciados por los efectos que las manchas solares provocan, pues estas tienen influencia sobre las lluvias, las sequías, inquietudes personales, sociales e históricas; al paso de las centurias fueron anotando cuidadosamente los detalles que concluyeron en la creación de una ciencia que les funcionó por muchos Ruedas de K’atunes o UUTS’ K’ATUNOB. Escribió Don Héctor varios trabajos muy minuciosos al respecto, que en alguna ocasión retomé para presentarlo en la Cámara de Diputados, con la idea de advertir a nuestros gobernantes acerca de la importancia de tomar en cuenta la ciencia de los mayas, quienes pronostican etapas de grandes sequías y había que tomar acciones inmediatas tales como promover la creación de Estaciones de Tratamiento de Aguas Marinas, pues el mar no se seca y podría ser una gran solución el hacerla potable a la hora de una gran sequía, sirviendo también para el riego de extensas regiones.
 
            Buscando lo que es en realidad el sistema de pronósticos mayas, recorrimos entre líneas los textos del Códice Pérez, el cual está formado por tres libros, traducidos por el Dr. Ermilo Solís Alcalá; la Primera Parte se llama “Chilam Balam” (Libro Sagrado Profético), y por cierto, me gustaría compartir un hallazgo y visión que tuve estando en este estudio; comienza el escrito diciendo “Heix u cuch kinil”, frase que se repite al principio de cada uno de los capítulos dedicados a hablar de los meses del calendario cristiano y sus correspondencias zodiacales occidentales en relación con los días a los que supuestamente corresponden en la cuenta sagrada de los mayas. La evidencia es que aquella palabra que conocimos como Tsolk’in, no existe en escrito alguno de esta época y entonces intuí que su verdadero nombre es precisamente Kuch K’inil, nunca aparece en texto maya alguno. Otro detalle es, que no hacen la traducción de la palabra Kuch K’inil.
 
Regresando al tema de los Ahau K’atunes, en dicho escrito encontramos lo siguiente:
 
            Pronóstico del año. El Ahau de la serie (Uudz Katun) viene así: Cauac, primer día del año; al día siguiente empieza el Ahau Katún, cuyo día le da nombre.
 
Afirmación reveladora que podemos presentar como evidencia del sistema que presentamos, ya que en tiempos de la colonia, cada cuatro años el cargador era KAUAK’ y el día siguiente es AHAU, así tuvo que ser desde 1512 hasta el año 1824.
 
Luego tenemos una afirmación contradictoria del personaje que realizó esta edición, pues no hay coherencia tras integrar gran cantidad de listas de 24 años, afirmar lo siguiente:
 
Nota del traductor: No hay que confundirse, cada uno tiene 20.
 
Es muy común encontrarse con gran cantidad de párrafos agregados por aquellos que se dedicaron a traducir e intentar interpretar un sistema de medir el tiempo que aún no conocían en su totalidad. Al tratar de estudiar la lengua maya por medio de las traducciones hechas en este libro, no encontraba en lengua maya lo que decía en español y a la inversa me sucedió lo mismo y por ello decidí intentar, con la ayuda de un amigo maya hablante, hacer mi propia traducción de dos de las profecías, la cual incluyo más adelante, en la sección llamada Pronósticos Mayas; estas son las que considero cruciales para estos tiempos.
 
            Considerando las múltiples especulaciones que encontramos entre los estudiosos de los manuscritos que conocemos, como Libros del Chilam Baalam, hago esta lista de comparación de los años en que hubo cambio de K’altunes de la Cuenta Larga y también, basándonos en el Maní, según Héctor Calderón, y con la cuenta que encontré en el 2011, la entrada de los Ahau K’atunes de la que denominan Cuenta Corta, pero para hablar con más corrección, Rueda de Ahau K’atunes, o UUTS’ K’ATUNOB. Podremos entonces apreciar que en ciertos puntos de la historia era muy fácil el confundirlos.
 
AHAU K’ATUN           AÑO                AÑO                   K’ALTUN   Cuenta Larga
 
8 AHAU, 2 P’oop’      1392.10.3        1461, 2 Mool              8         11.12.0.0.0.
6 AHAU, 2 P’oop’      1416                1480, 2 Sip’                6         11.13.0.0.0
4 AHAU, 2 P’oop’      1440                1500, 2 Pash              4         11.14.0.0.0
2 AHAU, 2 P’oop’      1464                1520, 7 Sak                 2        11.15.0.0.0
13 AHAU, 2 P’oop’    1488                1539, 7 Shul               13       11.16.0.0.0
11 AHAU, 2 Poop’     1512                1559, 7 P’oop’            11       11.17.0.0.0
9 AHAU, 2 P’oop’      1536                1579, 12 Kank’in         9         11.18.0.0.0
7 AHAU, 2 P’oop’      1560                1599, 12 Ch’een         7         11.19.0.0.0
5 AHAU, 2 P’oop’      1584                1618, Soots’               5          12.0.0.0.0
3 AHAU, 2 P’oop’      1608                1638, 17 K’ayab         3          12.1.0.0.0
1 AHAU, 2 P’oop’      1632                1658, 17 Keh              1          12.2.0.0.0
12 AHAU, 2 P’oop’    1656                1677, 17 Yashk’in      12        12.3.0.0.0
10 AHAU, 2 P’oop’    1680                1697, 17 Uo               10        12.4.0.0.0
8 AHAU, 2 P’oop’      1704                1717, 2 Pash              8          12.5.0.0.0
6 AHAU, 2 P’oop’      1728                1737, 2 Sak                6          12.6.0.0.0
4 AHAU, 2 P’oop’      1752                1756, Shul                  4          12.7.0.0.0
2 AHAU, 2 P’oop’     1776                1776, 2 P’oop’           2          12.8.0.0.0
13 AHAU, 2 P’oop’    1800                1796, 7 Kank’in          13        12.9.0.0.0
11 AHAU, 2 P’oop     1824                1815, 7 Ch’een          11        12.10.0.0.0
9 AHAU, 2 P’oop’      1848                1835, 7 Soots’            9          12.11.0.0.0
7 AHAU, 2 P’oop’      1872                1855, 12 K’ayab         7          12.12.0.0.0
5 AHAU, 2 P’oop’      1896                1875, 12 Keh              5          12.13.0.0.0
3 AHAU, 2 P’oop’      1920                1894, 12 Yashk’in       3          12.14.0.0.0
1 AHAU, 2 P’oop’      1944                1914, 12 Uo                1          12.15.0.0.0
12 AHAU, 2 P’oop’    1968                1934, 17 Moan           12        12.16.0.0.0
10 AHAU, 2 P’oop’    1992                1953, 17 Yash            10        12.17.0.0.0
8 AHAU, 2 P’oop’      2016                1973, 17 Ts’ek            8          12.18.0.0.0
                                                           1993, 2 Uayeb           6          12.19.0.0.0
                                                           2013, 2 Kank’in          4          13.0.0.0.0
 
            Es fácil apreciar que los AHAU K’ATUN comienzan siempre en 2 P’oop’, medido con el cargador del posclásico, tal y como dice en el Maní; el 1 P’oop es en cada haab múltiplo de cuatro, un ciclo Kauak’ y el día siguiente, el 2 P’oop’, es Ahau. A partir de 1824 tendríamos que modificar la fecha del Haab, por el corrimiento de los cargadores. Sabemos que en 1512 fueron cambiados los cargadores y si le sumamos un UUTS’ K’ATUN, llegamos a la fecha del siglo diecinueve a la que nos referimos. Los K’ALTUN de 20 tunes, por lo general van cambiando de fecha de Haab.
           
            El 8 AHAU K’ATUN y el 8 K’ALTUN, podrían confundirse, ya que a los 13 años de comenzar uno, se inició el otro y por esas fechas fue cuando se gestaron los Libros del Chilam. En el 6 AHAU solamente hay 9 años de diferencia, en el 4 AHAU, 4 años. En 1776 d.C., el 18 de Junio comenzaron el 2 AHAU K’ATUN y el 2 K’ALTUN, exactamente el mismo día y seguramente este fue el motivo por el cual los escribas mayas de la época de la colonia hicieron declaraciones que han confundido a los estudiosos de sus manuscritos. A partir de 1800 d.C., se comienzan a separar las fechas por razones matemáticas obvias, llegando al 8 AHAU K’ATUN en el 2016, Abril 21, con una diferencia de un poco menos de 43 años; 1973, Agosto 5. Esta es la causa de que muchos que no conocen estos datos, tomen las profecías del 6 y el 4 AHAU como las que corresponden a estos días, dándolo a conocer así en varios libros publicados en esta época, pero tenemos el testimonio en los manuscritos de Maní, de que los pronósticos e historia mayas fueron escritos en los 13 ciclos de 24 Haabs, al que llamaron UTS’ K’ATUN.
 
            Quisiera agregar que en la época colonial en que fueron escritos del Chilam Balam, como dijimos anteriormente, sabemos que fue hecho el cambio de cargadores con la entrada del 11 AHAU K’ATUN, usando desde entonces como KUCH HAAB, los signos KAUAK’, KAN, MULUK’ y HIISH. También sustituyeron en la cuenta de los Uinales, los números de la siguiente manera; en lugar del 0, el número 1, del 1 el 2, del 2 el 3 y así contaron del 1 al 20, eliminando el 0, esto como una forma de hacer el corrimiento de 1 día que se tiene que hacer al finalizar un UUTS K’ATUN, o Rueda de K’atunes de 312 Haabs. Esto puede crear mucha confusión, pero así decidieron resolverlo en esa ocasión. Según el Maní, el último K’atun del UUTS K’ATUN tiene que ser el 10 AHAU y el 8 AHAU correspondió siempre al abandono de sus sitios de asentamiento.
 
Dice en el Chilam Baalam: Termina el 10 Ahau Katún y se completa una serie de katunes, cierra la rueda de 13 Ahau Katunes, cuyas efigies están pintadas en ella. Serie de Katunes, así se llama. Cuando concluye una, empieza otra. Después del 8 Ahau, vuelve.
 
            Y en la hoja siguiente dice al final, para confirmar nuestra afirmación al respecto:
 
312 años tiene una serie de Katunes, y vuelve a empezar.
 
Podría pensarse entonces que el cambio de cargador se adelantó 8 ciclos AHAU (192 haabs), pues en lugar de llevar a cabo dicho cambio el 12 de Agosto de 1512, tendría que haber sido en el 6 de Julio de 1704. Por esta razón, no estamos seguros de que la teoría del cambio de ruedas a partir de 11 AHAU sea correcta, pues la visión histórica y profética del Chilam Balam encuentra sus conclusiones de ciclo en los 8 AHAU. Si fuese así tendríamos que llevar a cabo el cambio de cargadores en el 2016, el 21 de Abril, ¿nos habremos adelantado al haberlo considerado en 1824?.
 
Otro cambio que nos permitimos hacer es, volverle el cero al Haab y entonces contar de nuevo del 0 al 19 como se hizo durante tantos UUTS’ K’ATUNOB. Esto nos permitió ajustar perfectamente el KUCH K’INIL con el OSHLAHNIK’TE, pues el último cargador de la Era anterior fue en 2012, 4 AHAU, comenzando en 0 P’oop’ el 22 de Abril, y concluyendo el 7 de Enero del 2013 acompañado del 0 Kank’in, con corrimiento de cargadores, o si quieren 3 Kank’in, sin llevar a cabo los cambios de cargadores de la reforma calendárica formalizada en el posclásico.
 
Sospecho que ya en el año 629 en que se fechó la Tabla de Venus, podían estar usando de algún modo los ciclos de 24 Haabs, ya que integra 15 dibujos que corresponden a dicho número de ciclos sinódicos de Venus en esta cantidad de ciclos de 365 días.

Ch'eh Keh. (Sergio Calderón C.).

Derechos Reservados por el autor © 2011.
D. R. 032011103112565300-01
 

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2017 ARTE Y CULTURA MAYA

241141