ARTE Y CULTURA MAYA




LA GRAN CALUMNIA CULTURAL
Por Sergio Calderón (Ch'eh Keh).

1492 llegan a este continente los europeos, pensando que serían las Indias, de las cuales ya se tenían noticias en Europa por medio de algunos aventureros tales como Marco Polo y comandados por un visionario adelantado al promedio mental en Europa, quien pudo convencer a los reyes católicos de patrocinar su proyecto, el cual comprobaría que nuestro planeta es redondo; era Cristóbal Colón, quien tuvo que acompañarse de bandidos extraídos de cárceles diversas y de uno que otro marino aventurero.

Tras una serie de continuas excursiones, se topan con el mazo continental, pues el consentimiento y patrocinio del reino de Castilla fue dado y después de tener información falseada, la decisión era el conquistar una gran cantidad de tierras llenas de salvajes. Los reyes católicos originalmente habían dado la orden de que en el caso de encontrar pueblos organizados y civilizados hicieran alianzas, pero, si encontraban salvajes idólatras y que hicieran sacrificios humanos, entonces, podrían hacer lo que juzgaran conveniente; ¿qué fue entonces lo que tuvieron que inventar estos aventureros, ávidos de poder y riqueza?, pues, aquello que tendría contentos a sus reyes. Esta es la causa por la cual creemos que los famosos sacrificios humanos que nos han inculcado son falsos y además sembrados en códices de la época colonial manipulados por estos incultos invasores, una triquiñuela política para ser favorecidos.

Hasta la fecha, nunca supieron a dónde habían llegado en realidad; no pudieron comprender el avance científico de estos pueblos a los que creyeron salvajes por el hecho de no andar vestidos a la usanza de los pueblos nórdicos del planeta, ya que aquí el clima es otro y más en las costas. Ellos a duras penas comenzaban a aceptar que la Tierra es redonda, mientras que 900 años antes de su llegada, tenemos fechado un documento científico, el cual tenía que haberse desarrollado, mínimo algunos cientos de años antes; este documento llegó, por azahares del destino a la ciudad alemana de Dresden, es el Códice Dresden y en él encontramos la Tabla de Sak Eek’, la Estrella Blanca, Venus, con fecha de inicio  9.9.16.0.0, 4 Ahau, 8 Kumk’uh, que corresponde a Marzo 1 juliano o 4 Gregoriano, del año 629 d.C., según la C.S. 584300, de Chehkeh y por cierto, día de Eclipse Solar. Esta fecha era muy significativa astronómica y ritualmente hablando, por estarse cumpliendo 72 vueltas de BUK’ SHOK, ciclos de 52 Haabs de 365 días sin bisiestos (18980 días), en que se repiten fechas de Kuchk’inil y Haab, (73 ciclos de 260 días = 18980), esto, a partir del inicio de esta Cuenta Larga, que se había iniciado 3743 años antes. Y regresando seis años antes, a donde nos remite el texto del códice, estuvo cerca del onomástico número 20 de MAK’IN AK ULUL CHIK’ULIL, hoy rebautizado como PAKAL BOTAN, en el 1 AHAU, 18 K’ayab, en el año 623, llevaba cerca de 8 años de gobierno, ya que desde los 12 fue nombrado Mak’inak. Esto me parece extraordinario y es señal de que nos hemos acercado a los eventos que los mayas registraron, a la cuenta correcta. Posiblemente esta tabla de Venus, fue creada por él mismo, como una especie de tesis astronómica para la Universidad de BAALAM KAN (Palenque).

Algunos años adelante, tenemos otra de las tablas astronómicas que constituyen este códice, exactamente en una fecha maya con diferencia de más de 126 años entre el comienzo de una y la otra (9.16.4.10.8, 12 Lamat, 1 Moan, 23 de Noviembre del 755 d.C., 8 Juliano). La Tabla de los Eclipses se recorre en 11960 días, cerca de 33 años, 405 lunaciones y es reciclable; ajusta con los eclipses lunares y solares, a partir del año 166 d.C. y se puede repetir con porcentajes del 93%, los lunares 65.7%, los solares, y podrían ser mayores los aciertos obtenidos durante 21 recorridos de casi 33 años cada uno, hasta el año 854 d.C., o sea, 688 años y el porcentaje de aciertos podría aumentar si los científicos contemporáneos calcularan un aceleramiento de nuestro sistema solar evidente, según las mediciones en época maya en comparación de las actuales, pues todos los planetas fueron medidos fracciones cronológicas más lentos.

Tenemos inscripciones mayas, en el Altar 1 del Naranjo Guatemala, que nos llevan a una fundación de un pueblo en el año 16117 a.C., 10 de Febrero, fecha maya 6.0.7.1.10, 13 OK, 18 Kank’in, pero dicha cuenta tendría que haber comenzado con la fecha maya:         
0.0.0.0.0, 4 AHAU, 18 Keh; Julio 30, 18 490 a.C. (día 0), la estela del Altar 1, Naranjo esta fechada el año 16 117 a.C. y después de 4 vueltas de 1872000 días, llegamos al día 0.0.0.0.0, 4 AHAU, 3 Kank’in; 7 de Enero del 2013 d.C. 7488000 días, última fecha inscrita en piedra, en El Tortuguero, Tab., Estas son las ERAS MAYAS OSHLAHNIK’TE. Según estelas existentes; más de 20 500 años de historia.
Si sumamos los ciclos de 144 000 días llamados NIK’TE, llevamos recorridos 52/13 = 4 y comenzamos a recorrer la quinta vuelta, algo así como un quinto Sol.

Entonces podemos sospechar que la cultura maya es una de las más antiguas del mundo y que desarrollo una ciencia, astronómica, metereológica, botánica, medica, arquitectónica, artística, humanística, espiritual, con virtudes insospechadas. Su sistema se basó en el método científico de la observación y codificación escrita de los fenómenos; desarrollo un sistema basado en los números maestros y fractales aplicados a los ciclos naturales y su relación cronológica que actualmente es conocido como Calendario Maya y en el cual basaron su desarrollo espiritual como una civilización muy inteligente.

Observaron la relación que existe entre los fenómenos de las manchas solares y el viaje cíclico de los planetas y comprendieron que la naturaleza planetaria responde a los intercambios simbióticos de las energías de este sistema. Su calendario no es tan solo terrestre, abarca la cronología de todo el sistema, ya que contiene numerología solar zodiacal, 13 x 28 + 1 o 2, en el Códice Trocortesiano, Mercurial, con semanas de 9 días, 9 x 13 = 117 ciclo sinódico de SHUSH EEK’, la Estrella Avispa, x 7 = 819/9 = 91, los AH TOK’, las estaciones del año terrestre, en las estelas. Tablas de SAK EEK’, Venus, su ciclo es de 585 días x 5 = 2920/365 = 8 Haabs, así con las mismas fechas de esta rueda, encontramos las conjunciones Venus-Sol, y se recorre 13 veces = 104 Haabs, de 365 días = 37960 (Códice Dresden). Marte, CHAK EEK’, midieron su ciclo sinódico en 780 días terrestres y basado en este, fue creada la tabla biorrítmica universal maya, que fue utilizada por todas las culturas mesoamericanas, al dividirla entre 3 resulta el 260 del KUCH K’INIL, que actualmente llaman Tolkín, Tonalprhualli, etc., y que tiene relación con el periodo de gestación humana; esta tabla es aprovechada para el manejo conciente de los procesos energético y el desarrollo humano integral. Júpiter, BOLON YOKTEIL, el Caminante Sagrado del grado 9 astronómico, la eclíptica, recorre el camino zodiacal, saliendo del punto cero del cielo maya, TSAB, el cascabel de la serpiente, las Pléyades, hasta regresar al mismo sitio cada 12 años, pero los mayas ya percibían que cada vuelta, el Sol cambia de polaridad, entonces la doble vuelta es el ciclo completo y 24 Haabs (8 x 3 Haabs), es la medida del AHAU K’ATUN y 13 de estos conforman un UUTS’ K’ATUN, o Rueda Profética, medida con la cual escribieron su historia y sus pronósticos o profecías.

Es evidente que personajes con tal poder de observación y concreción matemática, no podían haber sido los salvajes que nos quieren hacer creer que éramos, según los libros de texto oficiales. Su filosofía es profunda e integra en todo momento al Ser Humano con el movimiento del Cosmos. Su organización social también fue muy avanzada y podríamos afirmar que aquí no existían muchos dioses, reyes, ni gobernantes herederos de dinastías divinas, su gobierno emanaba de los consejos de sabios y ancianos que tenían que mirar por gran cantidad de descendencia, los AHAU y Tlatoanis eran solamente voceros; cada familia tenía un huerto o parcela para trabajar, lo cual era hecho preferentemente por las mujeres y niños, porque los hombres iban a los campos comunales, de los cuales recibían algún porcentaje. Existía un sistema de trueque y de ofrendas, no un comercio como el que conocemos ahora, de todo esto tenemos aún evidencias en los pueblos originarios.

Sería una decisión inteligente retomar todos estos avances prácticos y científicos para desarrollar una cultura integral en los siglos por venir y dejar de vivir acomplejados por el hecho de ser indios incultos, y hasta avergonzarnos por haber nacido en estos magníficos lugares, los cuales han sido difamados e incomprendidos. Es una necesidad imperiosa el reeducar a este pueblo retornando a nuestras raíces, a nuestro orgullo y moral ancestral; tenemos que revalorar nuestra verdadera riqueza y no adoptar la decadencia de la incultura dominante. Si nos miramos bien, estamos plenos de virtudes e ideas antiguas aplicables para la Nueva Era que tenemos que crear, una era 4 AHAU, de conocimiento y sabiduría ancestral, de esencia, 3 Kank’in, de madurez y abundancia de ideas y comprensión; Sol del conocimiento.

Comparto el link un breve resumen sobre el libro "Educadores del Mundo" de Ignacio Magaloni:

http://primeross.blogspot.mx/2011/11/mayas-educadores-del-mundo-relacion-con.html
 

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2017 ARTE Y CULTURA MAYA

241140